Categorías
Nueva Etapa

Nuevorriquismo

Esta mañana haciendo recados me he cruzado en tres ocasiones con tres Ferraris, uno detrás de otro. El primero ya lo había visto antes, lleva pintadas a lo largo las rayas del logo de Gucci, otro era el clásico de color rojo y el último ya cerca de mediodía era un pepinazo completamente dorado (si, color oro brillante). Todos rugían como si no hubiera un mañana.

Me han venido a la cabeza varias reflexiones; que se acerca la primavera, que estos coches nunca los ves por la mañana temprano porque claro, sus dueños no madrugan  y que el perfil de señores que los conducen son muy parecidos. Cabezas rapadas, piel morena multitatuada, cadenas de oro, ropa deportiva tipo chándal de supermarcas y gorras con visera de la talla XS.

Y me pregunto ¿quien tiene un Ferrari? Y porqué y para qué? Me parece lógico pensar que son jóvenes exhibicionistas que practican el nuevorriquismo al más alto nivel. Pero, a que se dedican? Porque las grandes fortunas no alardean de sus abultadas cuentas corrientes con coches muy llamativos, más bien al contrario. En fin, un misterio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *