Categorías
Nueva Etapa

Made in China

A medida que el virus desciende en China, aumenta en Europa como si de un tsunami se tratara. Las próximas semanas se presentan duras, según ha anunciado el gobierno español, estamos presenciando situaciones surrealistas en una auténtica realidad sin precedentes que no acabamos de creernos.

Lo de China tiene explicación, en primer lugar porque el gobierno tomó las riendas del problema de inmediato y su sistema político no permite tonterías, si se impone la medida de  todos a casa, los chinos sin rechistar se ponen en cuarentena. Aquí al principio, nos lo hemos tomado a cachondeo.

Hace tres años pasé una temporada en Pekín, desarrollando un proyecto de gastronomía española. Una de las cosas que más me llamó la atención fue comprobar que los chinos ni se saludan ni se tocan. Presencié el encuentro entre amigos y familiares que no se veían hacía mucho tiempo y ni besos, ni abrazos ni nada. Como si se hubieran visto ayer. El mismo comportamiento entre padres e hijos, vamos, que ni un achuchón.

Nadie saluda a nadie, ni al entrar ni al salir, ni al taxista, ni al portero… En petite comité comenté (con todos mis respetos), que me parecían unos maleducados, a lo que me respondieron que ese comportamiento era parte de su cultura.

Ahora que lo recuerdo, estoy segura de que la mala educación y su cultura, probablemente haya salvado la vida de muchos chinos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *